Como Terminator



Sé que muchos de vosotros habréis elucubrado historias sobre mi desaparición de este blog, lo sé.

Los más creativos habréis pensado que en un golpe de suerte me llamaron de todas las editoriales del país proponiéndome trabajo, y que una vez montada en el dolar, me fuí a vivir a una mansion de Beberly Hills para nadar en una piscina de monedas de oro.

Algunos, espero que pocos, habréis imaginado un agujero de gusano, desgraciadamente justo al lado de mi casa, y que me ha obligado a vagar por el espacio-tiempo en una cabina de teléfono, hasta que he conseguido coincidir de nuevo.

Otros, más aventureros, habréis pensado que sufrí una crisis creativa que hizo que abandonara el dibujo, lanzándome a un mundo totalmente opuesto, como podria ser el de comercial de seguros para buceadores en mares tropicales.

Bueno, no íbais tan desencaminados.

No he sufrido una crisis creativa, aunque un poco si existencial, y desde que he vuelto al mundo de las aulas mi cerebro ha tenido que hacer muchos saltos de fé dentro de mi cabeza, intentando sacar adelante una nube formada por código binario.

Sé que no hay excusa, y que los lápices no tienen nada que ver con los 0 y 1, pero pronto podré dedicarle todo el tiempo que le ha faltado a este cúmulo de tonterías, volveré siendo la misma dibujante y una mejor programadora.

Debería haber dicho "Volveré" a tiempo, pero no lo dije, porque si fuera Terminator sería una versión caca de Terminator, pero puedo asegurar y aseguro, que "Volveré".

Stay tuned.